Día mundial de Parkinson

El párkinson

Es una enfermedad neurodegenerativa, crónica e invalidante, desconocida para las personas que no tienen o han tenido un contacto directo con la enfermedad y muy estigmatizada. Según estimaciones de la Federación, afecta a más de 160.000 personas en España, 30.000 de las cuales están sin diagnosticar.

Existen tantos párkinson como personas lo padecen porque la enfermedad se manifiesta de forma diferente en cada persona tanto en la sintomatología como evolución de la enfermedad o respuesta a los tratamientos y a las terapias rehabilitadoras, lo que hace necesaria una atención personalizada.

En la actualidad, se desconocen las causas que provocan la enfermedad y no tiene cura; sin embargo, existen una gran cantidad de terapias y tratamientos dirigidos a atenuar los síntomas y mejorar la calidad de vida de las personas con párkinson.

Es una enfermedad desconocida.

El párkinson es una enfermedad muy desconocida para la sociedad alrededor de la cual existen multitud de falsos estereotipos de los que destacan dos: la edad de aparición y el temblor como síntoma característico. La mayor parte de las personas afectadas tienen más de 65 años, pero no es exclusiva de las personas mayores. Según estimaciones de la Federación Española de Párkinson una de cada 5 personas afectadas, es menor de 50 años. Por otro lado, el párkinson es mucho más que el temblor, en la enfermedad intervienen un amplio abanico de síntomas tales como la apatía, la lentitud de pensamientos y de movimientos o la depresión, entre otros. De hecho, muchos de ellos provocan más invalidez que el temblor en reposo como por ejemplo la rigidez, la ausencia de expresión facial o los problemas de equilibrio (principal causa de las caídas).

La falta de conocimiento a menudo conduce al estigma y éste puede llegar a provocar el aislamiento social de las personas afectadas. En ocasiones, síntomas como la rigidez muscular o la inestabilidad postural se interpretan como embriaguez y la apatía o inexpresividad facial, con la falta de interés. Todo ello provoca que, tanto ellos como sus familiares, tengan que hacer frente a dificultades derivadas de la incomprensión social. Un mayor conocimiento de la enfermedad conduciría a comprenderla mejor y, por ende, borrar este estigma.

Para luchar contra este desconocimiento y sus consecuencias para las personas que conviven con la enfermedad, la FEP y las asociaciones de párkinson de toda España desarrollamos campañas de sensibilización con el principal objetivo de darla a conocer y dar visibilidad a las más de 160.000 familias afectadas.

Síntomas.

En el párkinson intervienen un amplio y variado abanico de síntomas pero no todas las personas que conviven con la enfermedad desarrollan los mismos; por otro lado, también depende de la etapa en la que se encuentren, ya que a medida que la enfermedad avanza puede aparecer nueva sintomatología.

  • SÍNTOMAS MOTORES: Son los síntomas más frecuentes, y comúnmente denominados como cardinales, son: bradicinesia (lentitud de movimientos), rigidez, inestabilidad postural y temblor. Estos son conocidos como síntomas motores ya que afectan al movimiento.

  • SÍNTOMAS NO MOTORES: Aunque durante mucho tiempo los síntomas motores se han considerado fundamentales en la enfermedad, cada vez va cobrando más importancia la sintomatología no motora por el impacto que provoca en la vida diaria de las personas afectadas. Estos síntomas son muy variados y pueden aparecer en cualquier etapa, aunque cobran más relevancia en las más avanzadas. Entre los síntomas no motores de la enfermedad se encuentran: el estreñimiento, el exceso o ausencia de salivación, trastornos de la deglución (dificultad para tragar y disfagia), la apatía, depresión o el insomnio, entre muchos otros.

Con la colaboración de

Organizado por

volver arriba